Publicaciones

EL LEGAL DESIGN SE ABRE PASO EN LAS FIRMAS DE ABOGADOS

Así como, poco a poco, las firmas y despachos de abogados se hacen eco del Legal Tech, la llegada del Legal Design es una realidad que se abre paso no solo en las firmas sino en las instituciones gubernamentales y judiciales en todo el mundo.

Tanto en Estados Unidos como en Finlandia el Legal Design tienen un recorrido mucho más extenso que en el resto de los países hispanoparlantes, pero estamos siendo testigos de cómo el mercado está apostando por una forma de comunicación más clara, transparente y sobre todo comprensible, por quienes son los sujetos directos del Legal Design: los usuarios o consumidores. Esta apuesta esta empujada no solo por la cada vez más amplia conciencia social que tiene el ciudadano sobre sus derechos, sino también por la labor que ejerce la Administración de Justicia invitando, por medio de sus sentencias, a luchar contra las cláusulas oscuras (por ejemplo). En España no es difícil encontrar este tipo de sentencias que demandan más claridad en cuanto a los clausulados oscuros, por ejemplo, podemos citar a un Juzgado de San Sebastián que anulo los intereses de una tarjeta por considerar que el clausulado «era extenso y de difícil comprensión para el consumidor medio».

Así las cosas, vamos a exponer en breves líneas el concepto y fin del Legal Design.

¿QUÉ ES EL LEGAL DESIGN?

En términos generales el Legal Design es la aplicación del diseño centrado en el humano al mundo jurídico, para hacer los sistemas y servicios legales más centrados en el ser humano, utilizables y satisfactorios (ver http://www.lawbydesign.co/en/legal-design).

La definición en sí muestra la necesidad existente en hacer llegar la intención de la ley a los ciudadanos de una forma transparente y satisfactoria. Y aunque es un cambio completo de paradigma, es un cambio que se hace necesario, cuando hoy en día estamos entrando en una dinámica económica y social diferente. No podemos explicar servicios innovadores, que mejoran la calidad de vida de la población, con un lenguaje excluyente.

Pensemos en esto. Términos como economía colaborativa, gig economy, la economía circular, la economía millenial son frecuentemente escuchadas y usadas como intercambiables. Algunas de estas están sobre dimensionadas o exageradas. Pero lo que sí es un hecho, es que la tecnología digital ha cambiado y continuará cambiando el comportamiento de los consumidores. Las relaciones entre empleador y empleados están cambiando. Nosotros pensamos diferente sobre Estado y propiedad. La automatización del trabajo manual y del conocimiento es algo que esta sucediendo y no se puede parar. Los algoritmos cada vez más determinan nuestras elecciones. Los sensores y la biometría nos permitirán hacer negocios de diferentes maneras. Las compañías están presenciando la transformación de productos a servicios. Asumiremos cada vez más identidades digitales. Bienes como inmuebles, coches, etc., serán digitalizados en el futuro. Estamos creando un mundo digital que imita el mundo real. Las compañías con plataformas están transformando industrias. La nanotecnología tendrá un importante significado en el impacto en nuestras expectativas de vida. Los drones y los datos de la observación de la Tierra pueden salvar el planeta. Si estamos en un mundo así resulta normal que el sector legal evolucione a unas formas más avanzadas y digitalizadas: mejor prestación del servicio, trámites menos burocráticos, despachos más inteligentes. Todo esto nos lleva al Legal Design de una forma u otra. El empoderamiento del ciudadano lleva consigo mecanismos más sencillos para explicar las reglas del juego.

¿QUE PUEDE OFRECER EL LEGAL DESIGN?

El Legal Design puede ofrecer de una forma concreta lo siguiente:

  • Comunicar la información de una forma más significativa.

En este sentido, si cambiamos la forma de comunicar podemos conseguir dos cosas fundamentales: ahorrar tiempo y costes para nuestros clientes. Si podemos transmitir las ideas que componen un contrato, diligencia, garantías, etc., de una forma más transparente para el usuario final, así mismo estaremos contribuyendo a evitar reclamaciones, atascos en los servicios o demandas innecesarias.

  • Mejorar los servicios ofrecidos y la relación con los clientes.

Los servicios que se crean utilizando el Legal Design suelen ser mucho más efectivos y generan mucha mayor aceptación y comprensión por parte de los clientes finales.

  • Creación de nuevos productos y servicios.

Generar ideas de cómo servir a los clientes, abogados y al público en general por medio de nuevas vías, ya sean estás tecnológicas o de otra manera, y así construir nuevas ideas en productos y negocios viables.

  • Construir una cultura de innovación en una Organización

Desarrollar nuevas vías de colaboración, mejora de procesos y toma de decisiones y construir comunidades fuertes dentro de los despachos o firmas de abogados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *