Publicaciones

LAS FUNDACIONES DE INTERÉS PRIVADO ¿QUÉ SON Y PARA QUÉ SIRVEN?

fundaciones de interés privado

Las fundaciones de interés privado son una figura jurídica muy conocida a nivel mundial y utilizada históricamente por familias adineradas para planificar y proteger su patrimonio. El Principado de Liechtenstein es famoso por sus Fundaciones de Interés Privado, al punto que hoy en día constituir una Fundación familiar en Liechtenstein sobrepasa fácilmente los 25.000 US$ y los 10.000 US$ su mantenimiento.

¿En qué consiste una Fundación de Interés Privado?

La Fundación de Interés Privado parte de un concepto sencillo como es la dotación o donación de un patrimonio para unos objetivos o fines concretos, en un documento denominado acta fundacional. Los responsables o encargados de que se consigan esos logros, objetivos o fines de la fundación son las personas denominadas miembros del «Consejo de Fundación» o Consejo Fundacional que actúan como una junta directiva, por tanto, sus nombres deberán constar en el acta fundacional.

¿Cuál es la diferencia entre una Fundación de Interés Privado y otros instrumentos jurídicos como Sociedades, Fideicomisos, etc.?

Debemos tomar en consideración las diferencias fundamentos entre la Fundación de Interés Privado y otros instrumentos jurídicos esto nos ayudará a entender los casos específicos donde resulte mejor constituir uno u otro, empezamos:

  • Fundaciones de Interés Privado y Sociedades.

Existe una diferencia de base muy importante una fundación no puede ser creada para dedicarse a fines de lucro, es decir le está prohibido dedicarse en forma habitual a estos fines, por lo cual la fundación nunca competirá sino será un complemento a las sociedades. Las sociedades si tienen como objetivo principal el ánimo de lucro. A diferencia de las Sociedades los órganos que componen una Fundación son diferentes, por ejemplo: la fundación no tiene socios, participantes o accionistas. Después de la constitución de la fundación, el fundador no adquiere derechos en conexión con los activos del fondo autónomo. Sin embargo, en la Fundación existe la figura de los Beneficiarios, es decir, las personas en cuyo provecho se organiza y se realizan los propósitos de la fundación, entre los cuales se puede incluir al fundador.

Con respecto a las acciones de una sociedad o sus dividendos estos sí pueden pasar a ser propiedad de una Fundación, quien a su vez podrá repartir el beneficio de las mismas a los beneficiarios de acuerdo a lo establecido en el acta fundacional.

  • Fundaciones de Interés Privado y Fideicomisos.

En un fideicomiso el fiduciante trasfiere ciertos bienes a una tercera persona denominada fiduciario para que este los administre en beneficio de un tercero. Por lo general, el fiduciario es casi siempre una institución bancaria o una compañía especializada en la materia.

De acuerdo con lo que hemos visto en el caso de la Fundación de Interés Privado no se da un traspaso de los bienes a una tercera persona, sino es la propia fundación, a través del Fundador, quien puede administrar su propia Fundación, sin necesidad que medie un tercero.

  • Fundaciones de Interés Privado y Fundaciones sin fines de lucro

La diferencia fundamental entre estos dos instrumentos radica en que las Fundaciones de interés privado no necesitan para su constitución el reconocimiento del Estado. No existe intervención del Estado, situación que si es obligatoria para el caso de las Fundaciones sin fines de lucro.

Si quieres saber que figura se adapta mejor a tu caso, no dudes en consultarnos: info@legalsolutionspanama.com